1 respuesta [Último envío]
Bicipalo
Usuario desconectado. Visto por última vez hace 5 años 4 semanas. Desconectado
Unido: 24.09.2011

Hola a todos los galgueros y galgueras..., que las hay, quería comentaros que hace un par de meses que terminé una novela sobre galgos y liebres, sobre la infancia pasada entre galgos y sobre el olvido, sobre el Alzheimer. Son pocas las personas que la han leido, una de ellas ha sido Marome, brillante bloggero de esta web, también la ha leido un galguero zamorano de pura cepa. A los dos les ha gustado...., los dos me han emocionado con sus palabras y me han hecho sonreir satisfecho, aunque como cualquier obra, no estará exenta de mejora ni de fallos, pero por lo menos, la opinión de estas dos personas me ha animado a continuar luchando para que mi novela no se muera en la memoria de mi Pc, por eso la he publicado en Bubok, se puede pedir en papel o se puede descargar gratuitamente en PDF.
Yo no gano nada, son muchas paginas y la novela sale algo cara si se pide impresa, por eso he preferido no haber puesto un porcentaje de beneficio en el precio.
Se titula "El verano de los perros flacos" y espero que os guste.

http://www.bubok.es/libros/222500/EL-VERANO-DE-LOS-PERROS-FLACOS

 

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.
Bicipalo
Usuario desconectado. Visto por última vez hace 5 años 4 semanas. Desconectado
Unido: 24.09.2011

Aquí os dejo el primer parrafo...., a ver que os parece.

Las piernas del niño se confundían entre las patas de los galgos y se movían deprisa, casi trotando sobre sus pies de liebre, sobre esas largas falanges que se fundían con las finas patas, marrones y surcadas por vetas negras. Unas trazas y unas pinceladas ancestrales que atigraban sus lomos y que parecían imitar los tonos apagados de la meseta agostada, hasta casi confundirlos con ella. Como si aquellos llanos inmensos, como si aquellos páramos solitarios y silenciosos hubiesen dibujado sobre los galgos su propio retrato.
Las piernas del niño se rozaban contra los flancos huesudos y contra las cabezas afiladas, estrechas, de largos hocicos y que jadeaban al ritmo de un paseo vivaz. Eran unas piernas jóvenes, pero ya bronceadas, con algunos pequeños cortes ya cicatrizados y con las rodillas algo erosionadas